El perfume masculino

16/03/2018


En no pocas ocasiones el perfume se ha considerado un complemento extraño a los hombres, "extraño" para ser suave porque más de una vez se le ha tildado de afeminizador. Sin embargo, el perfume se ha tenido siempre como un producto muy demandado e incluso de cierto lujo. Esto es sin duda gracias a las virtudes intrínsecas de las fragancias:

  1. El olfato es uno de nuestro mejores sentidos para detectar venenos, por lo tanto, algo que huela mal lo identificamos como peligroso. El perfume cambiaba y cambia las tornas a este instinto.

  2. Las esencias de los perfumes suelen estar disueltas en líquidos biocidas, como el alcohol, por lo que ayudaban y aún ayudan a desinfectar las manos y otras partes del cuerpo, con ello se contraían y contraen menos enfermedades intestinales, entre otras muchas.

  3. En la Edad Antígüa y también en la Edad Media, muchas de las fragancias eran llevadas a los sitios donde se demandaban recorriendo considerables distancias, lo que las hacía muy caras. Poseer algo traído con esfuerzo y a veces riesgo siempre ha sido un símbolo de poder social.

  4. Por múltiples razones, a las mujeres les agrada el buen olor, incluso más que a los hombres. y esa sensación se amplía a la personas que desprende dicho aroma.

Todos estos motivos han desaparecido en nuestra sociedad, la hispanoamericana, esa donde se considera casi cotidiano ducharse con agua caliente. Por supuesto existen muchas zonas donde algo así aún resulta prohibitivo para la mayoría de la población, pero sin duda son muchas menos que hace siglos. Además, los medios de trasnporte mecanizados y la producción en masa han rebajado mucho el precio de todo, ya no tiene porqué ser un lujo disponer de una colonia. El motivo que no ha desaparecido aún es el último, el de gustar a las mujeres y ese sigue siendo el argumento de venta para las fragancias masculinas ¿o no?

Pero quizá el fácil acceso a estos perjúmenes, esa democratización de las colonias, ha traído una razón más para llevarlos: el de ser el último detalles, el complementos final. En la esta sociedad cada vez más automatizada y estandarizada está cobrando especial importancia el cuidado de los detalles. Cada vez más el tener o lucir lo esencial se da por hecho. Esto ya no suma, sí puede restar y mucho, pero no añade valor. En esta sociedad postmoderna del siglo XXI lo que más se valora son los detalles y aquí es donde hace su aparición el perfume, en nuestra opinión.

Como detalle que es, no puede tener una protagonismo arroyador. Por eso nos permitimos realizar una pequeña lista de errores al utilizar perfume o colonia:

Ahora ya podemos difrutar del olor de estos productos demostrando el cuidado que siempre ponemos a todos los detalles. Incluidos los que no se ven.
El perfume masculino
Tel. 920 22 69 31     |         Donde estamos     |     Contáctenos