Diez normas para lucir el chaqué

19/01/2018
chaque chaleco gales p americano

El chaqué tiene bien definidas sus normas de uso.

El chaqué es una prenda bastante veterana. La impusieron los dandis en el siglo XIX cuando terminaron de depurarla, en principio fue una variación de la casaca militar. En este tiempo los distintos usuarios han podido ir probando alternativas, variaciones, ideas... hasta descubrir cuales daan mejores resultados. Por este motivo es quizá la prenda que tiene más estipuladas las normas para vestirla correctamente. Le seguiría, probablmente el frac, después el traje o terno, según el dialecto que hablemos, y por último iría la vestimenta informal.

Hemos mirado por Internet y hemos encontrado muchos artículos describiendo esta prenda, pero muy pocos mostrando cómo llevarla. Por eso nos hemos animado con mucho gusto a producir un vídeo previa petición de uno de nuestros suscriptores. Os lo dejamos al final del texto.

A continuación vamos a repasar las principales reglas para lucir esta indumentaria, decimos "principales" por si nos dejamos alguna, pero creemos haberlas recopilado todas:


  1. El chaqué se utiliza por el día: Cuando cae el Sol debe ceder el testigo al frac, siguiendo la costumbre de los caballeros decimonónicos. Ahora el motivo que creo dicha costumbre ha desaparecido con los vehículos de motor, pero en un tiempo donde cualquier desplazamiento requería de caballos las prendas terminaban oliendo al final de la jornada, por eso la costumbre de cambiarse por la noche.

  2. Deben lucir chaqué quienes vayan a realizar alguna función en el acto: Como prenda de día que es, el chaqué se sigue utilizando en numerosos actos oficiales, pese a que en nuestra vida diaria el más habitual es la boda. En todos ellos, quien lo luce es porque tiene un cometido, ya sea presentar sus cartas credenciales ante un jefe de estado, representar a una institución en un entierro también de un jefe de estado, firmar en el libro como testigo de una boda... No quiere decir esto que los demás invitados no puedan portar también chaqué, ni mucho menos. Pero el llevarlo es una forma de dignificar el acto y también al que debe cumplir el cometido que sea.

  3. No rivalizar con los colores de la figura principal: en los actos donde se luce chaqué suele haber una figura principal, un jefe de estado que toma posesión de su cargo o que recibe al representante de otro país, un novio que se casa... En todas estas situaciones esa figura es la principal y se considera un detalle de cortesía no llevar la misma corbata que él, ni del mismo color, no portar un chaleco más vistoso que el suyo, no utilizar le mismo color de chaqué...

  4. Tratar el chaqué "a tirones": Por supuesto, esta frase no quiere decir que debemos deformar la prenda, se refiere a que los puños de la camisa deben asomar sobre las mangas de la levita, el chaleco debe cubrir hasta la cintura, la levita no debe desbocarse hacia atrás. Por lo tanto, debemos tirar de las mangas de la camisa, sobre todo de la que cubra el reloj, debemos estirar el chaleco, debemos acomodarnos de cuando en cuanto la levita para que su cuello toque con le cuello de la camisa. Pero no solo es eso, la camisa también debe quedar estirada y el pantalón sujeto con tirantes para no formar las arrubas en el nacimiento de la pierna.

  5. Desabotonar la levita al sentarnos: si tomamos asiento con el botón de la levita abrochado, las solapas se levantan y ahuecan, generando un efecto poco agraciado. Para evitarlo debemos dejar la levita suelta cuando nos sentemos

  6. Llevar solo una mano en el bolsillo: llevar las manos en los bolsillo puede ser un gesto perfectamente digno, pero no lo es cuando metemos las dos al mismo tiempo en sus bolsillos respectivos. En este caso la postura que adoptamos es la de decaimiento, de pereza si se nos permite. Por este motivo debemos meter solo una, ya sea la derecha o la izquierda, como prefiramos. Si se quiere, se puede ir alternando, pero no las dos al mismo tiempo.

  7. Mostrar bien el chaleco si nos metemos la mano en el bolsillo: Si optamos por meter la mano en el bolsillo, hagámoslo con la levita desabrochada, sin complejos. Echándola bien hacia la espalda, incluso mostrando el forro interior. Puesto que llevamos chaleco, luzcámoslo bien.

  8. No abotonar el último botón del chaleco: esta norma solo es válida cuando portamos el modelo con una sola hilera de botones. En estos caso el chaleco suele acabar en sendos picos más largos que los chalecos cruzados. Por consiguiente, llevar en el hojal el último botón dificulta mucho meter la mano en el bolsillo y puede crear arrugas en el chaleco al hacerlo. Si está desabrochado se levanta de forma natural.

  9. No sentarse sobre la falda de la levita: siguiendo la tónica de no lucir esta prenda con arrugas, siempre debemos levantar la falda o cola de la levita cuando tomemos asiento. Asi no arrugaremos esta parte con nuestro peso.

  10. No quitarnos la levita durante el día: dicen que "para lucir hay que sufrir" y esta prenda nos dará calor, mucho más si el evento es días verano, pero debemos aguantar con ella puesta por si sudamos por las axila, y si no sudamos, también. Cuando caiga la noche ya podremos desmadrarnos, pero mientras, aguantad con ella puesta, por favor.




Diez normas para lucir el chaqué
Tel. 920 22 69 31     |         Donde estamos     |     Contáctenos